Historia

Ver

En 1895 un decreto del presidente José Evaristo Uriburu creó el Museo Nacional de Bellas Artes de la República Argentina. La fundación ocurrió en una época en que tuvieron origen varias de las entidades culturales más importantes del país, cuyo funcionamiento continúa hasta la actualidad. Su primer director fue Eduardo Schiaffino, artista, crítico y primer historiador del arte argentino.3

 Promotor de las instituciones artísticas, Schiaffino fue, en 1876, uno de los fundadores de la Sociedad Estímulo de Bellas Artes. Años más tarde, en 1893, junto con Severo Rodríguez EtchartEduardo SívoriErnesto de la CárcovaAugusto BalleriniGraciano MendilaharzuÁngel Della Valle, Leonela Rojas, entre otros, creó el Ateneo, entidad organizadora de las primeras exposiciones de arte argentino4​ y desde donde se impulsó la creación del Museo Nacional de Bellas Artes.35​ Schiaffino proyectaba un museo metropolitano, cuya colección permitiera una lectura de la historia del arte siguiendo el ejemplo de los museos europeos y norteamericanos contemporáneos.6​ Esta propuesta enciclopédica de museo fue crucial para Schiaffino y para sus colegas, quienes aspiraban a educar el gusto del público y también impulsar el arte local.7​ 

Las primeras donaciones que recibió el museo fueron las colecciones de Adriano Rossi y José Prudencio de Guerrico,8​ al mismo tiempo que el propio Schiaffino no dudó en pedir la colaboración de amigos y coleccionistas para acrecentar el patrimonio del museo. Con un conjunto inicial de 163 obras, el Museo Nacional de Bellas Artes se inauguró el 25 de diciembre de 1896 en el edificio del Bon Marché de la calle Florida,9​ hoy Galerías Pacífico. Si bien este inmueble funcionaba como tienda por departamentos -joyerías y mercerías-, una buena parte también estaba destinada a otros espacios culturales como el Ateneo, la Colmena, ateliers de artistas (como el del escultor Victor de Pol10​) y bibliotecas.

El Museo se perfiló, desde su fundación, como un museo de carácter ecléctico, cuyo acervo fue creciendo a partir de importantes adquisiciones y donaciones.8​ Una obra del pintor francés Auguste Renoir fue comprada en 1907 con fondos públicos,1​ año en que el Museo Metropolitano de Arte también incorporaba su primer Renoir. Junto con escuela la francesa, tanto la italiana como la española son las de mayor importancia numérica dentro del patrimonio.1

A comienzos del nuevo siglo, Schiaffino llevó adelante cambios en el guion curatorial. El director optó por una distribución de obras según los géneros, acorde con sus conocimientos artísticos y con los modelos de la época. En 1904, Exposición Universal de San Luis, convocó a sesenta países que mostraron sus avances en la industria y sus productos comerciales, e incluyó un sector dedicado a las expresiones artísticas. Schiaffino fue el organizador de la sección argentina de Bellas Artes y tuvo a su cargo la selección del envío: La muestra se convirtió en una ocasión importante para difundir el arte nacional en el extranjero. Una selección de obras del patrimonio del MNBA, otras provenientes de la Comisión Nacional de Bellas Artes (CNBA) y de propiedad de los artistas, participaron y obtuvieron importantes premios.

Con el objetivo de acrecentar el patrimonio fundacional, en 1906 Schiaffino viajó a Europa en misión oficial. Allí recorrió museos, estableció contactos con coleccionistas y artistas y compró pintura antigua y contemporánea. Adquirió también la colección Bayley,8​ un conjunto de dibujos y estudios preparatorios de maestros antiguos.